Archivo

Posts Tagged ‘punto ciego’

Síndrome de Charles Bonnet: En ocasiones veo…

“-Le estoy mirando y veo un mono sentado en su regazo –declaró Larry.

– ¿Un mono?

-Si, en su regazo.

Pensé que estaba bromeando.

-Dígame, ¿Cómo sabe que es una alucinación?

-No lo sé, pero es muy poco probable que aquí haya un profesor con un mono sentado en sus rodillas, así que pienso que no lo hay…”

Larry McDonald, sufrió un grave accidente de coche, en él se fracturó los huesos frontales por encima de los ojos y las placas orbitales que protegían los nervios ópticos. Desde entonces para él, el mundo estaba lleno  de alucinaciones visuales y auditivas. Sus alucinaciones solo aprecian en un limitado campo visual en el que estaba completamente ciego, padecía un escotoma.  Con el tiempo comenzó a diferenciar las alucinaciones de la realidad.

“-¿Y qué ve Nancy?

-Dibujos.

-¿Cómo?

-Personajes dibujados.

-¿Cómo que personajes dibujados, se refiere a Mickey Mouse?

-Alguna vez veo personajes de Disney, por lo general no. Lo que más veo son personas animales y objetos, pero son siempre dibujos de línea, rellenos con color uniforme, como en los tebeos.es muy gracioso…”

Nancy padece estas alucinaciones desde que se sometió a una operación sobre una malformación nerviosa, en la operación se dejaron algo de tejido cicatrizal en ciertas partes de su corteza visual, lo que le provocó un escotoma. Y dentro de él es donde Nancy veía las alucinaciones.

Larry y Nancy padecen el síndrome de Bonnet, sus alucinaciones son fruto de un mal rellenado de sus puntos ciegos, es decir, el cerebro rellena el escotoma con imágenes almacenadas en la memoria, como payasos, monos o personajes de historieta en vez de llenarse con información de las proximidades inmediatas del escotoma, como líneas o colores.

Las personas que no sufren el síndrome de Bonnet también tienen un pequeño punto ciego en cada ojo, y este hueco también es rellenado por la mente, normalmente con la misma textura del fondo, líneas o figuras sencillas.

A continuación mostraré una imagen para que puedan comprobar este curioso fenómeno.

1. Cerramos el ojo izquierdo.

2. Fijamos la visión del ojo derecho en la cruz a una distancia relativamente cercana (casi hay que comerse la pantalla).

3. Con la vista fija en esa cruz nos vamos alejando muy lentamente de la pantalla. Cuando nos hayamos separado a una determinada distancia, dejaremos de observar el círculo porque se encontrará en la zona del punto ciego. En su lugar encontraremos todo blanco. Nunca hay que dejar de fijar la vista en la cruz, la percepción del círculo será de forma lateral hasta que se deja de ver.

4. Si nos seguimos alejando, el punto se volverá a ver, al dejar de estar en la zona del punto ciego.